‘Monstruo de la pedofilia': el escabroso camino de Marcela y otras mujeres violadas en su infancia

Opinión

Nuestro País
|
23.10.2022
Fecha:
Hora:
Vía:
Accede a través del siguiente link:

La historia parece extraída de una película de terror, pero es una realidad a la que varias mujeres han sido expuestas durante su infancia, en la comunidad de Santa Rita, El Torno, Santa Cruz. Hace más de 15 años, Juan Carlos A.G. enviudó y, desde entonces, comenzó a agredir sexualmente de algunas de sus hijastras y primitas de ellas. En ese tiempo, todas las víctimas eran menores de edad.

El “secreto” estaba oculto de la gente del lugar hasta el 8 de octubre de este año cuando Marcela, nombre cambiado, se quitó la vida en su habitación. La joven, de 22 años, dejó una carta póstuma donde revelaba que fue víctima de violación desde sus siete años. Su agresor era su padrastro, quien había prometido cuidar de ella y de sus hermanas tras el fallecimiento de la madre de las niñas.

La pesadilla se destapó el 8 de octubre cuando Marcela fue encontrada sin vida. Una de sus hermanas la encontró sin signos vitales en su dormitorio. Su muerte permitió que otras víctimas, entre hermanas y primas, rompieran el silencio. Siete mujeres hicieron conocer recientemente que fueron agredidas sexualmente por el sindicado durante su niñez y adolescencia. Todas son parte del entorno familiar y no se descarta que haya más víctimas.

La Policía ejecutó hace cuatro días la orden de aprehensión en contra de Juan Carlos A., cuando salía de una chancadora donde trabajaba. Él negó las acusaciones en su contra y se declaró inocente, sin embargo, el fiscal asignado José Tarqui dijo que los indicios lo apuntan como responsable del delito de violación cometido en contra de Marcela y que las secuelas de todo lo que había atravesado la llevó a acabar con su vida.

“No es la única víctima, hay otras personas más que son del entorno familiar que durante su infancia fueron abusadas por el mismo hombre. Lo que vamos a hacer es llegar a la verdad histórica de todos estos casos”, manifestó.

En tanto, el presunto autor se encuentra con detención preventiva en el penal de Palmasola, desde el 20 de octubre, por los delitos de homicidio-suicidio y violación de infante, niña, niño o adolescente.

SILENCIO, CULPA E IMPUNIDAD Marcela luchaba por recuperarse, pero se sentía avergonzada y culpable. Sus pensamientos la atormentaban porque, en alguna etapa del abuso continuo, sintió que participó de alguna manera al haberlo encontrado plancentero. Se autodespreciaba siendo que era inocente y que su abusador, que ya era un adulto, tenía toda la culpa.

La joven se enamoró. Le contó a su novio que había sido víctima de violación durante su niñez y, por ese motivo, tenía algunos problemas de conducta. Su enamorado no comprendió su situación y decidió terminar la relación.

Según testigos, Marcela discutió con su enamorado poco antes de quitarse la vida. Su familia cree que su novio al despreciarla y haber ejercido violencia psicológica la orilló a tomar esa decisión. El joven también está siendo investigado.

Para Douglas Coronado, abogado de las víctimas, Juan Carlos A. es un “psicópata sexual”. Le llamó la atención la frialdad con la que se expresó tras su aprehensión. Desde hace unos años, el sindicado ya no vivía en la casa de Marcela y de sus hermanas, pero alguna vez se aparecía por el lugar.

LA LIBERACIÓN DE SU AGRESOR TERMINÓ CON ELLA Sofía (nombre cambiado) rompió el silencio hace poco más de un mes y reveló que su vecino Cirilo M.V. la agredió sexualmente en tres oportunidades cuando tenía solo ocho años. Ella y otras niñas iban a la casa del sindicado por agua debido a que no contaban con ese servicio en la comunidad de Huayhuasi, Mecapaca, La Paz.

La menor de edad ya había cumplido 13 años cuando reveló el “secreto” que la atormentaba y no la dejaba vivir. Se quitó la vida la noche del martes 18 de octubre luego de conocer que su agresor había sido liberado.

Según el director del Servicio Plurinacional de Asistencia a la Víctima (Sepdavi), Luis Fernando Atanacio, el 22 de septiembre la hermana mayor de Sofía se enteró que estaba siendo acosada y, de inmediato, le comunicó a su madre. Habló con su hija adolescente y ella le contó todo lo que le había sucedido desde sus ocho años y que estaba siendo amenazada.

La mamá de la víctima formalizó la denuncia el 27 de septiembre ante la Defensoría de la Niñez y Adolescencia del municipio de Mecapaca y, tras el conocimiento de los fiscales, se emitió una orden de aprehensión. La madre ubicó al denunciado y dirigió a los efectivos policiales al lugar para que ejecuten el mandamiento.

Sin embargo, Cirilo M.V. fue liberado por la Policía. El funcionario le explicó a la mamá de Sofía que la fiscal del caso y los abogados del aprehendido habían manifestado que estaba incurriéndose en una falta debido a que la orden se ejecutó a las 06:00 de la mañana, fuera de horario, y eso sería ilegal.

Para Atanacio, esos aspectos son contrarios a la norma y se habría incurrido en irregularidades que ameritan una investigación. Dijo que, si bien hay disposiciones en relación a los horarios para ese tipo de actuaciones, también existe normativa constitucional y procesal que permite actuar ante esas situaciones. Considera que el efectivo policial o la fiscal “han obrado de mala manera”.

“Una vez que se ejecuta un mandamiento de aprehensión, ni el investigador ni la fiscal tienen las facultades de disponer la libertad. El único que puede hacerlo es el juez. Estamos ante una situación compleja y triste, a priori se podría decir que se identifican actos irregulares en alguno de los funcionarios que han dispuesto la libertad de esta persona”, manifestó.

Tras la muerte de Sofía, Cirilo M.V. y su hijo Tito Miguel M.B. fueron aprehendidos por los delitos de violación de infante, niña, niño o adolescente agravado y acoso sexual, respectivamente. Ambos fueron enviados preventivamente, por seis meses, a la cárcel. Se siguen dos procesos; el otro es por homicidio-suicidio.

Gladys S., esposa de Tito Miguel M., también fue enviada a la cárcel de Obrajes porque presuntamente habría estado acosando y amenazando a la víctima para que elimine conversaciones de su teléfono.

La familia de Sofía recibe contención psicológica legal y apoyo social desde el Sepdavi, además accedieron a ayuda económica para los gastos del sepelio dispuesta por el Ministerio de la Presidencia.

NOTA COMPLETA EN OPINIÓN

Artículos relacionados

Nuestro País
|
1.12.2022

VIH y estigma: piden mejor trato; 40% de casos tiene de 15 a 24 años

Nuestro País
|
24.11.2022

Bolivia ocupa el primer lugar de Sudamérica en ‘actos de feminicidio’

Nuestro País
|
24.11.2022

Mandan a prisión a sindicado de violar y embarazar a su nieta